Las reinas y las princesas ya no necesitan príncipes


frozen

“Frozen” de Disney es una maravilla visual y técnica pero lo más importante es que tiene corazón. Muchísimo corazón.

Si “Enredados” fue la nueva “La Sirenita” por su ligereza y festividad, por su profundidad y punto oscuro “Frozen” es “La Bella y La Bestia” del siglo XXI. pero presenta varias novedades que la hacen fresca al mismo tiempo.

Elsa y Anna, las hermanas protagonistas de esta adaptación libre del cuento “La Reina De Las Nieves” de Hans Christian Andersen son dos mujeres muy distintas que intentan vivir su vida con independencia. La historia se centra con gran acierto en el lazo fraternal que las une, y al igual que sucedía en “Brave” de los estudios Pixar, la búsqueda de un hombre con el que casarse, aunque presente, no es lo más importante ni la motivación dramática de los personajes, tampoco resulta ser la solución de sus problemas.

Las dos protagonistas son tan reales, tan vitales, con características, tan únicas que es difícil quedarse con una de las dos.

Elsa resulta magnética y Anna adorable.

También guardo un gran lugar en mi corazón para Kristoff el chico de las montañas y su reno Sven, Olaf y los maravillosos trolls…

Son personajes tridimensionales, con virtudes y flaquezas que enamoran.

El guión de “Frozen” con su maravilloso giro final inesperado por tratarse de una cinta de la compañía, logra que Disney le de la vuelta a su tradición sin dejar de contarnos un precioso cuento de princesas.

Verdaderamente es un clásico instantáneo. Y será recordada durante generaciones.

Incluso las canciones pegadizas y la ambientación: son una verdadera maravilla.

La banda sonora original es de Cristophe Beck y me parece fantástica.

Será la película de las Navidades, que nadie se la pierda.

Disney ha recuperado su magia. Y de que manera…

Iron Man 3

tumblr_ml0ictLVnL1rjdte6o5_1280

Sé que muchos seguidores de mi blog estabais esperando una entrada sobre esta maravillosa y perfecta película. Muchos sabéis que me encanta esta franquicia, que posiblemente las películas de “Iron Man” sean mis favoritas en cuanto a fantasía y películas de superhéroes de cómic (y eso es decir mucho, ya sabéis lo que me gustan los cómics).

También sabéis lo mucho que adoro a los personajes principales de “Iron Man” hasta el punto que hasta escribo elaborada fanficción sobre ellos.

Por todo ello, también sabéis que es imposible para mí ser imparcial. Pero es que aunque intentara ser objetiva, en este caso la película es BUENA, de verdad, con mayúsculas. Entendiéndola siempre desde un punto de vista de Blockbuster de entretenimiento, claro está. La película cumple con matrícula de honor su cometido de divertir, hacer pasar dos horas de puro y sano entretenimiento con una trama que no da respiro y al mismo tiempo resulta interesante y, un poquito, reflexiva. Sin más.

Más tarde pasaré a hablaros de lo que los personajes significan para mí, como he disfrutado de verlos evolucionar a lo largo de 4 películas, porqué su relación de pareja es tan especial y realista (más hablando de una película de absoluta fantasía como esta). De por qué Pepper Potts me parece en los cómics la heroína más interesante que ha poblado las páginas de una historieta… Pero estaremos entrando en subjetividades.

Siguiendo con el análisis OBJETIVO:

En “Iron Man 3″ nos encontramos ante las horas bajas de Tony Stark post-incidente neoyorkino (ver “Los Vengadores”). Tony debe empezar de nuevo su camino de  superhéroe, más vulnerable, más imperfecto, en definitiva: mucho más humano. Un héroe que padece estrés postraumático. Un superhéroe que se ve obligado a trabajar otra vez desde cero, que sufre, siente y tiene magulladuras.

El conjunto del largometraje ofrece diversión y entretenimiento garantizado, con más sentido del humor que en sus anteriores entregas pero sin perder relación con ellas. En cuanto al villano, nos encontramos con un villano que es capaz de quitarle todo el ego al gran Tony Stark.

La película tiene un comienzo sólido, presentándonos un donde y un porqué, para al final darnos toda una exhibición de fuegos artificiales y efectos especiales. Como no podía faltar en toda producción estadounidense todo ocurre en los Estados Unidos, y el presidente de la nación forma parte de la trama.

Añadir que Pepper Potts la compañera sentimental de nuestro héroe también consigue mayor protagonismo que en las anteriores entregas, y sin revelar nada exacto os diré que se gradúa como heroína con derecho propio.

“Iron Man 3″ tiene los mejores créditos finales de la saga, con un montaje delicioso  realizado a partir de las mejores escenas de las tres películas de la trilogía, acompañado de un arreglo musical extraordinario que reconstruye el épico tema heroico principal compuesto por Brian Tyler para convertirlo en una deliciosa melodía que recuerda a las películas de detectives y las series de superhéroes de los años 60 y que de verdad os digo: desearía que fuese la banda sonora de mi vida si mi vida fuese una historia de detectives (que lástima que no lo sea, pero mientras la escucho sin parar, puedo incluso imaginármelo).

En esta ocasión la escena postcréditos es simplemente una broma divertida al estilo “shawarma” de “Los Vengadores” no aporta nada a la narración de la película. Es simplemente un pequeño regalo a los pacientes que arrancará sonrisas, pero nada más. Yo os recomiendo que sentéis vuestras nalguitas en el sillón del cine hasta que se acabe TODA la película.

En resumen: “Iron Man 3″ tiene mucho corazón. El amor es la principal motivación de los personajes a través de todo el metraje y además le proporciona a la narración cierta profundidad emocional que es de agradecer y rara avis en este género cinematográfico, no dejando de ser brillante y divertida al mismo tiempo. Las líneas de guion se entretejen de manera casi perfecta, siendo la obra de dos genios: Shane Black y Drew Pearce a los que ni siquiera sé cómo agradecerles su talento.

Para mí, la película es PERFECTA: brillante, divertida, tierna y en una palabra: ÉPICA “Iron Man” en estado puro con un poquito de intriga y sorpresas que recuerdan muchísimo a “Kiss Kiss Bang Bang” película de detectives de 2005 que supuso el debut como director de Shane Black, afamado guionista de éxitos de acción de los 80 como “Arma Letal”

Los actores, todos, están increíbles. Como ya he comentado más arriba la banda sonora es la más épica que he escuchado en mucho tiempo. Y el tema principal perdurará en el tiempo al estilo del de “Superman” “La Guerra De Las Galaxias” o “Indiana Jones” todos del maestro John Williams.

Los efectos especiales también son una maravilla y tremendamente conseguidos (una de las características de estas películas siempre ha sido la manera tan especial y preciosa en que luce en pantalla la tecnología avanzada de Tony Stark).

Sigue leyendo

Ni Universal, Ni Gratuita

Bueno, hacía tiempo que no me pasaba por este lugar de reflexiones, y lo que me ha impelido a hacerlo es el absoluto sentimiento de rabia e impotencia que me invade cada día frente al televisor cada vez que dan las noticias. Y es que repasando mis apuntes de hace dos años (no, no los he sacado de ningún sótano oscuro ni de ningún sarcófago de piedra) para un examen que tengo que afrontar en breve, me he dado cuenta de como con la excusa de la crisis económica y la depresión mundial nos están robando lo que es nuestro.

Y no puedo más.

Nos están robando  el Sistema Nacional de Salud y como estoy muy harta de estarme quieta, por lo menos voy a dejar por escrito mi indignación. Repasando con vosotros punto por punto aquello que ha llamado poderosamente mi atención.

Los TRES PRINCIPIOS del Código Hipocrático:

1. Principio de ALTRUISMO: prima por encima de todo el bienestar del enfermo.

No sé que bienestar puede recibir un enfermo si ahora tengo que recetarle el medicamento más barato que encuentre, aunque no sea el indicado para él porque los efectos adversos le produzcan más perjuicio que efecto benéfico o por cualquier otro motivo. Y si tengo que hacerle menos pruebas de las que necesito para realizar un diagnóstico porque hay que ahorrar. Estoy AHORRANDO si, pero buscando el bienestar de mi paciente, desde luego que NO.

2. Principio de AUTONOMÍA DEL ENFERMO: los médicos orientan, pero el paciente decide.

Bueno desde luego entramos en un modelo que impelirá a aquellos enfermos que se lo puedan permitir económicamente a buscar asistencia sanitaria privada, desde luego.

3. Principio de JUSTICIA SOCIAL: el médico no puede discriminar y debe colaborar en la redistribución justa de los recursos.

Y aquí ya si que se ve como cumplir este requisito dependerá no solo de la conciencia sino de los recursos económicos de cada uno. Porque en el momento en que mi sueldo a fin de mes dependa de que yo recete lo más barato, como pronto sucederá en la Comunidad Valenciana pues imagínate.

Por lo pronto, ya nos estamos saltando los puntos básicos del Juramento Hipocrático a la torera. Menudo ejercicio de la profesión me espera: decidir el bienestar de mis pacientes a costa de mi propio bienestar y el de mi familia o incumplir mi Juramento Hipocrático e ignorar a mi conciencia haciéndole caso a la administración pública.

Pero es que todavía hay más.

Dicen mis apuntes (ojo, vuelvo a reiterar que tienen 2 años de antigüedad, no los he rescatado de ningún trastero olvidado. Por si quedaba alguna duda.)

Los RASGOS que definen el SISTEMA SANITARIO ESPAÑOL son:

1. UNIVERSAL: para todos, sin discriminación de ningún tipo.

Cosa que a día de hoy ya no es cierta, porque los inmigrantes no reciben atención sanitaria, se les despojó de sus tarjetas. Las personas que no trabajan y son mayores de 25 años (como es mi caso) se encuentran en un limbo legal. Yo todavía no he precisado acudir al médico pero quizás cuando me presente me digan que ya no tengo tarjeta (seguiremos informando). De todas maneras, los inmigrantes que siguen recibiendo atención sanitaria lo hacen auspiciados por profesionales que los atienden en sus horas libres bajo su cuenta y riesgo. Personas más capaces que yo ya han alertado de los peligros para nuestra sociedad y la salud pública que ello supone. Pues es un colectivo que va a convertirse en reservorio activo de patologías que ya se tenían erradicadas o mayormente controladas, como la tuberculosis.

Lo que está claro es que la Sanidad Española ha dejado de ser universal porque ya no es accesible para TODO EL QUE LA SOLICITE. Y para mí, eso está MAL. Porque era uno de los rasgos de los que más orgullosos nos sentíamos los allegados al oficio de médico.

2. GRATUITA: financiada con impuestos.

Desde luego que este principio es el que primero ha desaparecido. Desde el momento que los ciudadanos han tenido que empezar a abonar sus tratamientos. Sin hablar de los inconstitucionales euros por receta y demás medidas ilegales e inconstitucionales.

3. HOMOGÉNEA: sin grandes desigualdades en su catálogo de prestaciones.

No entraré en por cuanto tiempo sobrevivirá el actual catálogo de prestaciones con la merma de profesionales y presupuestos en los hospitales, pero aún así… Volvamos al punto 1 las desigualdades están a la orden del día…

4. ACCESIBLE: con esperas.

Pues si, aunque cada vez las esperas serán mayores porque hay menos profesionales para atender las demandas y menos instalaciones con recursos.

5. DERECHOS a la confidencialidad, segunda opinión, elección de profesional etc…

De momento, el único rasgo del Sistema Nacional de Salud que se mantiene. No sabemos durante cuanto tiempo…

Como veis, queridos lectores, el Sistema Nacional de Salud de nuestra querídisima España cañí tiene los días contados. Su debacle inexorable ha empezado ya, no nos engañemos.

En este hermoso lugar del globo donde cada día luce el sol, se vive estupendamente de cañas y tapas (Ana Rosa Quintana DIXIT) y en el que la gente que se tira de los balcones y se inmola en llamas porque simple y llanamente está desesperada, no merece más de cinco minutos en el telediario y sale rápido de nuestras conciencias. Como digo, en esta nuestra gran nación solidaria, donde los banqueros, los empresarios, los políticos y hasta la familia real (siento la generalización, algún honrado habrá entre tanta chusma) rayan en lo absurdo al robarnos a manos llenas y que no les pase nada de nada. Donde se ríen de nosotros día sí y día también desde sus mansiones forradas en billetes de 500 euros.

Donde nuestras conciencias deben estar ya tan adormecidas que con  más de media nación en el paro, sin trabajo, sin casa y sin futuro nadie sale a la calle a meter en cintura a alguno de estos hijos de la gran puta y a exigir de la justicia lo mínimo: que paguen en la cárcel por sus delitos. Como digo, ya no nos van a dejar ni que nos atiendan como es debido cuando estemos enfermos. Es más, nos van a dejar morir si tienen la oportunidad, porque así resulta más barato y eso que se ahorran.

Así que cuando veas las noticias y te indignes piensa en lo que podemos hacer unidos. Y en que ya es hora de ponerle fin a esta INJUSTICIA. Nos están robando lo más preciado que tenemos: la SALUD y la VIDA y les estamos dejando.

Y lo peor de todo, es que yo como tantos otros antes que yo, trabajaré altruistamente  para curar a personas sin recursos, pero lo triste es que no necesitaré moverme de mi país, no será preciso que viaje durante mis vacaciones a África o cualquier otro lugar del denominado “Tercer Mundo”

Aunque ¡eh! eso será si no me marcho a vivir a un país donde me paguen más y me sienta mejor valorada, porque una es solidaria, pero gilipollas no.

Judith Egea Estudiante de Medicina. 6º Curso. Pre-MIR.