Las reinas y las princesas ya no necesitan príncipes


frozen

“Frozen” de Disney es una maravilla visual y técnica pero lo más importante es que tiene corazón. Muchísimo corazón.

Si “Enredados” fue la nueva “La Sirenita” por su ligereza y festividad, por su profundidad y punto oscuro “Frozen” es “La Bella y La Bestia” del siglo XXI. pero presenta varias novedades que la hacen fresca al mismo tiempo.

Elsa y Anna, las hermanas protagonistas de esta adaptación libre del cuento “La Reina De Las Nieves” de Hans Christian Andersen son dos mujeres muy distintas que intentan vivir su vida con independencia. La historia se centra con gran acierto en el lazo fraternal que las une, y al igual que sucedía en “Brave” de los estudios Pixar, la búsqueda de un hombre con el que casarse, aunque presente, no es lo más importante ni la motivación dramática de los personajes, tampoco resulta ser la solución de sus problemas.

Las dos protagonistas son tan reales, tan vitales, con características, tan únicas que es difícil quedarse con una de las dos.

Elsa resulta magnética y Anna adorable.

También guardo un gran lugar en mi corazón para Kristoff el chico de las montañas y su reno Sven, Olaf y los maravillosos trolls…

Son personajes tridimensionales, con virtudes y flaquezas que enamoran.

El guión de “Frozen” con su maravilloso giro final inesperado por tratarse de una cinta de la compañía, logra que Disney le de la vuelta a su tradición sin dejar de contarnos un precioso cuento de princesas.

Verdaderamente es un clásico instantáneo. Y será recordada durante generaciones.

Incluso las canciones pegadizas y la ambientación: son una verdadera maravilla.

La banda sonora original es de Cristophe Beck y me parece fantástica.

Será la película de las Navidades, que nadie se la pierda.

Disney ha recuperado su magia. Y de que manera…

Iron Man 3

tumblr_ml0ictLVnL1rjdte6o5_1280

Sé que muchos seguidores de mi blog estabais esperando una entrada sobre esta maravillosa y perfecta película. Muchos sabéis que me encanta esta franquicia, que posiblemente las películas de “Iron Man” sean mis favoritas en cuanto a fantasía y películas de superhéroes de cómic (y eso es decir mucho, ya sabéis lo que me gustan los cómics).

También sabéis lo mucho que adoro a los personajes principales de “Iron Man” hasta el punto que hasta escribo elaborada fanficción sobre ellos.

Por todo ello, también sabéis que es imposible para mí ser imparcial. Pero es que aunque intentara ser objetiva, en este caso la película es BUENA, de verdad, con mayúsculas. Entendiéndola siempre desde un punto de vista de Blockbuster de entretenimiento, claro está. La película cumple con matrícula de honor su cometido de divertir, hacer pasar dos horas de puro y sano entretenimiento con una trama que no da respiro y al mismo tiempo resulta interesante y, un poquito, reflexiva. Sin más.

Más tarde pasaré a hablaros de lo que los personajes significan para mí, como he disfrutado de verlos evolucionar a lo largo de 4 películas, porqué su relación de pareja es tan especial y realista (más hablando de una película de absoluta fantasía como esta). De por qué Pepper Potts me parece en los cómics la heroína más interesante que ha poblado las páginas de una historieta… Pero estaremos entrando en subjetividades.

Siguiendo con el análisis OBJETIVO:

En “Iron Man 3” nos encontramos ante las horas bajas de Tony Stark post-incidente neoyorkino (ver “Los Vengadores”). Tony debe empezar de nuevo su camino de  superhéroe, más vulnerable, más imperfecto, en definitiva: mucho más humano. Un héroe que padece estrés postraumático. Un superhéroe que se ve obligado a trabajar otra vez desde cero, que sufre, siente y tiene magulladuras.

El conjunto del largometraje ofrece diversión y entretenimiento garantizado, con más sentido del humor que en sus anteriores entregas pero sin perder relación con ellas. En cuanto al villano, nos encontramos con un villano que es capaz de quitarle todo el ego al gran Tony Stark.

La película tiene un comienzo sólido, presentándonos un donde y un porqué, para al final darnos toda una exhibición de fuegos artificiales y efectos especiales. Como no podía faltar en toda producción estadounidense todo ocurre en los Estados Unidos, y el presidente de la nación forma parte de la trama.

Añadir que Pepper Potts la compañera sentimental de nuestro héroe también consigue mayor protagonismo que en las anteriores entregas, y sin revelar nada exacto os diré que se gradúa como heroína con derecho propio.

“Iron Man 3” tiene los mejores créditos finales de la saga, con un montaje delicioso  realizado a partir de las mejores escenas de las tres películas de la trilogía, acompañado de un arreglo musical extraordinario que reconstruye el épico tema heroico principal compuesto por Brian Tyler para convertirlo en una deliciosa melodía que recuerda a las películas de detectives y las series de superhéroes de los años 60 y que de verdad os digo: desearía que fuese la banda sonora de mi vida si mi vida fuese una historia de detectives (que lástima que no lo sea, pero mientras la escucho sin parar, puedo incluso imaginármelo).

En esta ocasión la escena postcréditos es simplemente una broma divertida al estilo “shawarma” de “Los Vengadores” no aporta nada a la narración de la película. Es simplemente un pequeño regalo a los pacientes que arrancará sonrisas, pero nada más. Yo os recomiendo que sentéis vuestras nalguitas en el sillón del cine hasta que se acabe TODA la película.

En resumen: “Iron Man 3” tiene mucho corazón. El amor es la principal motivación de los personajes a través de todo el metraje y además le proporciona a la narración cierta profundidad emocional que es de agradecer y rara avis en este género cinematográfico, no dejando de ser brillante y divertida al mismo tiempo. Las líneas de guion se entretejen de manera casi perfecta, siendo la obra de dos genios: Shane Black y Drew Pearce a los que ni siquiera sé cómo agradecerles su talento.

Para mí, la película es PERFECTA: brillante, divertida, tierna y en una palabra: ÉPICA “Iron Man” en estado puro con un poquito de intriga y sorpresas que recuerdan muchísimo a “Kiss Kiss Bang Bang” película de detectives de 2005 que supuso el debut como director de Shane Black, afamado guionista de éxitos de acción de los 80 como “Arma Letal”

Los actores, todos, están increíbles. Como ya he comentado más arriba la banda sonora es la más épica que he escuchado en mucho tiempo. Y el tema principal perdurará en el tiempo al estilo del de “Superman” “La Guerra De Las Galaxias” o “Indiana Jones” todos del maestro John Williams.

Los efectos especiales también son una maravilla y tremendamente conseguidos (una de las características de estas películas siempre ha sido la manera tan especial y preciosa en que luce en pantalla la tecnología avanzada de Tony Stark).

Sigue leyendo

Oz, Un Mundo De Fantasía

155051_10151454631140530_210155160_nBueno, pues esta tarde estuve en el cine viendo esta entretenida película y la verdad es que no estuvo mal, del todo. He pasado dos horas divertidas, sin más. Pero no pasará a la lista de: mis películas preferidas de todos los tiempos, no. El problema con ella son las expectativas. Si vas esperando una gran película de fantasía, probablemente te decepcionará porque la cinta no es memorable. Simplemente una preciosista fantasía envuelta en apabullantes efectos visuales, pero en el apartado del guión y de los sentimientos la función decae considerablemente.

Las tres brujas protagonistas Evanora (Rachel Weisz), Theodora (Mila Kunis) y Glinda (Michelle Williams) junto con la niña de porcelana china, uno de los pocos personajes creados enteramente por CGI que ha conseguido emocionarme de verdad, son lo mejor de la función. Lo peor es James Franco, intentando salvar el personaje del egoísta, pícaro y timador mago Óscar con más pena que gloria. Se nota a leguas que le queda grande. Este personaje fue escrito para un actor con mucha más gracia y carisma natural (no en vano se barajaron con anterioridad los nombres de Robert Downey Jr y Johnny Depp). Así que nos quedaremos con la pena de no saber el plus de autenticidad, brío y gracia que cualquiera de ellos podría haberle sumado a la película.

De todas formas, el guión es sencillamente plano. La película tiene sus momentos de lucidez, pero también algunos soporíferos hacia la mitad. La banda sonora compuesta por Danny Elfman tampoco es que aporte nada nuevo, no es memorable.

Sam Raimi nos entrega una cinta de fantasía visualmente apabullante y bellísima, que cumple sin más en el apartado formal, pero carente de alma y sentimientos por completo. Con un aire a fantasía prefabricada que a los amantes del género nos echa par atrás, pero que probablemente a los niños y a algunos paladares menos exigentes les hará disfrutar.

Sinceramente, esperaba mucho más del viejo amigo Sam y creo que cada vez que me decepciona, un hada cae muerta en algún lugar xD

Sin contar las cintas de terror (porque no me gusta el género y no las veo) mi querido Raimi no entrega nada decente desde SpiderMan 2 (las de Tobey Maguire, del cutre reboot ese que se sacó la Sony de la manga tras despedirle ni hablemos, por favor).

En fin, Sam, Bruce, Ted (con cameos casi irreconocibles de ambos)  y compañía que lejos quedan los tiempos de Xena, La Princesa Guerrera y que difícil resulta continuar siendo vuestra fan irredenta.

De todas formas, y a pesar de la tibieza de críticas, parece que la Disney está contenta con el producto y ya están preparando secuela. Así que tenemos Oz, Ciudad Esmeralda, Mago y Brujas para rato.