Las reinas y las princesas ya no necesitan príncipes


frozen

“Frozen” de Disney es una maravilla visual y técnica pero lo más importante es que tiene corazón. Muchísimo corazón.

Si “Enredados” fue la nueva “La Sirenita” por su ligereza y festividad, por su profundidad y punto oscuro “Frozen” es “La Bella y La Bestia” del siglo XXI. pero presenta varias novedades que la hacen fresca al mismo tiempo.

Elsa y Anna, las hermanas protagonistas de esta adaptación libre del cuento “La Reina De Las Nieves” de Hans Christian Andersen son dos mujeres muy distintas que intentan vivir su vida con independencia. La historia se centra con gran acierto en el lazo fraternal que las une, y al igual que sucedía en “Brave” de los estudios Pixar, la búsqueda de un hombre con el que casarse, aunque presente, no es lo más importante ni la motivación dramática de los personajes, tampoco resulta ser la solución de sus problemas.

Las dos protagonistas son tan reales, tan vitales, con características, tan únicas que es difícil quedarse con una de las dos.

Elsa resulta magnética y Anna adorable.

También guardo un gran lugar en mi corazón para Kristoff el chico de las montañas y su reno Sven, Olaf y los maravillosos trolls…

Son personajes tridimensionales, con virtudes y flaquezas que enamoran.

El guión de “Frozen” con su maravilloso giro final inesperado por tratarse de una cinta de la compañía, logra que Disney le de la vuelta a su tradición sin dejar de contarnos un precioso cuento de princesas.

Verdaderamente es un clásico instantáneo. Y será recordada durante generaciones.

Incluso las canciones pegadizas y la ambientación: son una verdadera maravilla.

La banda sonora original es de Cristophe Beck y me parece fantástica.

Será la película de las Navidades, que nadie se la pierda.

Disney ha recuperado su magia. Y de que manera…

Oz, Un Mundo De Fantasía

155051_10151454631140530_210155160_nBueno, pues esta tarde estuve en el cine viendo esta entretenida película y la verdad es que no estuvo mal, del todo. He pasado dos horas divertidas, sin más. Pero no pasará a la lista de: mis películas preferidas de todos los tiempos, no. El problema con ella son las expectativas. Si vas esperando una gran película de fantasía, probablemente te decepcionará porque la cinta no es memorable. Simplemente una preciosista fantasía envuelta en apabullantes efectos visuales, pero en el apartado del guión y de los sentimientos la función decae considerablemente.

Las tres brujas protagonistas Evanora (Rachel Weisz), Theodora (Mila Kunis) y Glinda (Michelle Williams) junto con la niña de porcelana china, uno de los pocos personajes creados enteramente por CGI que ha conseguido emocionarme de verdad, son lo mejor de la función. Lo peor es James Franco, intentando salvar el personaje del egoísta, pícaro y timador mago Óscar con más pena que gloria. Se nota a leguas que le queda grande. Este personaje fue escrito para un actor con mucha más gracia y carisma natural (no en vano se barajaron con anterioridad los nombres de Robert Downey Jr y Johnny Depp). Así que nos quedaremos con la pena de no saber el plus de autenticidad, brío y gracia que cualquiera de ellos podría haberle sumado a la película.

De todas formas, el guión es sencillamente plano. La película tiene sus momentos de lucidez, pero también algunos soporíferos hacia la mitad. La banda sonora compuesta por Danny Elfman tampoco es que aporte nada nuevo, no es memorable.

Sam Raimi nos entrega una cinta de fantasía visualmente apabullante y bellísima, que cumple sin más en el apartado formal, pero carente de alma y sentimientos por completo. Con un aire a fantasía prefabricada que a los amantes del género nos echa par atrás, pero que probablemente a los niños y a algunos paladares menos exigentes les hará disfrutar.

Sinceramente, esperaba mucho más del viejo amigo Sam y creo que cada vez que me decepciona, un hada cae muerta en algún lugar xD

Sin contar las cintas de terror (porque no me gusta el género y no las veo) mi querido Raimi no entrega nada decente desde SpiderMan 2 (las de Tobey Maguire, del cutre reboot ese que se sacó la Sony de la manga tras despedirle ni hablemos, por favor).

En fin, Sam, Bruce, Ted (con cameos casi irreconocibles de ambos)  y compañía que lejos quedan los tiempos de Xena, La Princesa Guerrera y que difícil resulta continuar siendo vuestra fan irredenta.

De todas formas, y a pesar de la tibieza de críticas, parece que la Disney está contenta con el producto y ya están preparando secuela. Así que tenemos Oz, Ciudad Esmeralda, Mago y Brujas para rato.

Los Vengadores

Quiero empezar esta crítica diciendo que adoro el género de superhéroes y que dentro de la liga MARVEL (mis cómics americanos preferidos, por la vulnerabilidad de los héroes protagonistas), esta película juega a un nivel muy superior al de las otras. “Los Vengadores” es una de esas pocas películas que consiguen durante algo más de dos horas devolverte a aquellos lejanos tiempos de los veranos de tu infancia en que cogías tomos de cómics y te sentabas en el suelo a leerlos con absoluto deleite.

Una película  que se disfruta fácilmente, con un guión sólido plagado de sorpresas, humor, acción, referencias comiqueras exquisitas y mucha emoción. Que no da tregua en su parte final, sin tiempos para parpadeos en esos planos secuencia de lucha sobre Nueva York. Y que se pasa en un suspiro (como sólo las buenas películas de acción/aventuras/fantasía pueden hacerte sentir).

Todos los personajes tienen sus minutos de gloria y sus minutos de discusión con los demás, lo que es parte del espíritu de estas historietas y sin las que la película no podría salir airosa. Me encanta que haya protagonismo para todos y la película sea tan coral. Eso no quita para que yo elija a mis dos vengadores preferidos. Para mi, los reyes de la función son Tony Stark/IronMan y Bruce Banner/Hulk. Éste último por fin está desarrollado de una manera fiel y acorde con el personaje en los cómics. Sin desmerecer el trabajo de los demás actores ni a los demás personajes (todos increíbles y grandiosos) creo que Mark Ruffalo está sobrebio y ha sabido darle a su personaje toda la vida que requería. Este si es Hulk. En cuanto a Robert Downey Jr. contínua impecable defendiendo el personaje de Tony Stark que, como ya es habitual, parece estarle escrito a la medida. Pero con una chispa renovada de la que adoleció un poco en la segunda entrega de su propia franquicia.

En definitiva, le otorgo un rotundo diez por lo bien que me lo he pasado y por la sana diversión que me ha devuelto a los diez años. Un producto blockbuster de evasión bien filmado, bien actuado, divertido y muy recomendable.

Y la BSO de Alan Silvestri merece una mención aparte por épica y brillante. Con un tema central maravilloso y muy heroico.

Doy las gracias a Joss Whedon por construir LA película de superhéroes que llevamos esperando desde hace muchos años.

Y ahora… SPOILERS, así que si no queréis descubrir detalles de la trama… No sigáis leyendo…

Sigue leyendo