The End – El Final – Adiós a Harry Potter

Antes de empezar este post, me viene a la cabeza aquel que escribí en el verano de 2007 tras leer el 7º libro de la saga de Harry Potter en inglés:

https://selenitalunar.wordpress.com/2007/08/09/all-of-my-memories-keep-you-near/

Por si queréis refrescaros la memoria de lo que comenté al respecto entonces, ¡como pasa el tiempo! Recuerdo que para terminar escribí:

“Y para no despedirnos con tristeza todavía nos quedan las películas que llegaran en Navidades de 2008 El Príncipe Mestizo y verano de 2010 Las Reliquias de la Muerte, respectivamente…”

Que equivocada estaba… todavía pasó más tiempo. Las Navidades de 2010 y estamos en el verano del 2011 y por fin… se estrenó: Harry Potter y Las Reliquias De La Muerte Parte 2 aunque después de verla resulta obvio que es la misma película, porque sin el recuerdo fresco de la parte 1 no se entiende nada de lo que ocurre en esta segunda parte. Digamos que es una película de 4 horas al estilo Lo Que El Viento Se LLevó y que conste que las estoy comparando en duración y en NADA más, que quede claro.

Bueno, vuelvo a mis andadas de escribir en este blog, como siempre, cuando no me queda más remedio. Cuando el calado emocional de lo que he visto y/o leído o disfrutado es tal, que no puedo pasar sin compartir mis letras en este pequeño rinconcillo. Puede que la saga de Harry Potter no sea más que una sarta de tonterías para algunos, o una serie de cuentos infantiles para otros pero para mi ha sido, es y será mucho más. Una buena historia que me hizo disfrutar. Simplemente eso, una historia de la que me enamoré: de su desarrollo, de sus personajes, de su mundo de magia y fantasía. Primero leyendo, después en la pantalla del cine. Con libros siempre maravillosos y geniales que dejaban volar todo el poder de tu imaginación y con películas buenas y mediocres. Puede que las películas no sean de todo gusto cinéfilo. Incluso a mi hay una que me decepcionó muchísimo, de tan mal que la adaptaron. Pero lo que es innegable es que la emoción de ver “vivo” y tangible algo que hasta hace poco solo estaba en tu imaginación, no te lo quita nadie. Es un momento precioso. Siempre recordaré la primera vez que vi a Dobby en pantalla, con su saco mugroso y sus ojos como pelotas de tenis (tal como era descrito en las novelas) o a los terroríficos dementores con sus siniestros mantos raídos. O como Daniel, Rupert y Emma, sus caras, sus acciones… pasaron a ser, incluso dentro de mi cabeza mientras leía los últimos volúmenes, mi Harry, Ron y Hermione particulares. Al igual que el resto de magníficos actores del elenco. Los personajes cobraron tanta vida en la pantalla que a partir de entonces, al leer, les veíamos a ellos. Tal como son en las películas, con esa carne y ese hueso.

Por eso hoy quiero agradecer de todo corazón una vez más a J.K Rowling por haber creado una de las historias de fantasía más maravillosas que existen y también al equipo técnico y artístico que hizo realidad las películas. Porque no fue fácil. No fue perfecto. Pero nos brindó la magia de ver cobrar vida a nuestros personajes favoritos libro tras libro. Y mi agradecimiento especial a esas tres personitas que no han tenido infancia. Que sacrificaron los 10 mejores años de su vida viviendo entre platós, premieres, sesiones de fotos y promociones. Y sí que se hicieron riquísimos y famosisímos pero bien sabemos que la riqueza y la fama no lo son todo en la vida. Quizá en realidad sean lo que menos importa. Gracias a Daniel, Rupert y Emma por hacer realidad las ilusiones de tantos, los personajes tan queridos por tantos… porque fueron los elegidos, ¿o quizás los maldecidos? Les deseo todo lo mejor en su trabajo futuro.

En cuanto a la película, me gustó mucho. Faltaron cosas, es cierto. Hubo peros, los hubo. Pero en general, me queda la sensación de que es una buena película, que satisface tanto a los fans incondicionales como a quienes solo han visto las películas. La película es épica, es deslumbrante, es emotiva. Quizá la que más ritmo tiene de toda la saga. Sólo deja dos momentos para tomar resuello en dos secuencias de explicaciones importantes, al principio y al final. Los efectos especiales son muy buenos y están muy bien utilizados. La batalla es espectacular y hay varias secuencias que cortan el aliento. Y algo por lo que estoy muy agradecida es porque, en esta ocasión, le agradezco al director algunas licencias que se ha permitido respecto al orginal literario. Porque ha conseguido que el clímax del filme tenga emoción hasta para quienes acudíamos a la sala sabiendo de antemano el final. Sabíamos que algo tenia que pasar pero el momento se dilataba… todo ocurría de manera diferente. Creo que ha sido tratado muy bien. Al igual que la parte dedicada al personaje de Snape. Mi parte preferida del libro, de la saga y por supuesto de la película. Donde volví a derramar las lágrimas al igual que lo hacía cada vez que leía el capítulo 33. Se me puso un nudo tan grande en la garganta al ver estas imágenes, que no toqué las chucherías que me había llevado al cine. Era mi momento más esperado y no me defraudó para nada. Mi felicitación absoluta va desde aquí para Alan Rickman y esperemos que si hay justicia, se le premie con un Oscar o con un Bafta.

Hubo momentos grandes para todos los personajes y todos brillaron. Sería injusto por mi parte no mencionar a Maggie Smith o Michael Gambon, Helena Bonham-Carter, Ralph Fiennes, Jason Isaacs, Julie Walters…. pero es que son todos tan buenos que no tengo palabras…. Si algo es cierto es que para esta última película lo dieron todo y se nota.

Me parecieron también bellísimos ciertos detalles orientados a dotar de continuidad y unidad las 8 películas como ciertas recurrencias a personajes y paisajes vistos en las primeras películas que volvían a aparecer ante nuestros ojos y sobretodo el gran uso de la música. Con reminiscencias de los temas de Lily y Hedwig y de la maravillosa melodía que compuso John Williams para la primera película. Con melodías nuevas, mezcladas con las de siempre que evocaban en nuestra mente recuerdos y emociones. Muy conseguida la Banda Sonora, mis felicitaciones a Alexandre Desplat. Gran compositor, con estupendas bandas sonoras como la de El Velo Pintado.

Y ahora si… voy a pasar a comentar ciertos puntos concretos así que quien no quiera SPOILERS que no siga leyendo.

En cuanto a lo que faltó, me parece imperdonable:

1. Que no se contara en detalle el pasado de Dumbledore y sus hermanos. No se supo en la película nada sobre la trágica muerte de Ariana ni sobre el ascenso y la caída de Grindewald.

2. Que tampoco se mencionara la historia de Helena Ravenclaw respecto a la diadema de su madre, la historia que une a los fantasmas de Hogwarts.

3. ¿Harry se queda a perpetuidad la varita de Malfoy? La suya se rompió en Godric’s Hollow y en la película destruye la varita de saúco ANTES de reparar la suya. Habría sido sencillo reparar su varita de acebo antes de deshacerse de la vara letal ¿no? vaya creo que esto sí sucedía en la novela…

4. ¿Por qué Petunia Evans es tan ninguneada a lo largo de las películas? Al fin y al cabo era la hermana de Lily. Se omiten todas las referencias a su deseo frustrado de asistir a Hogwarts, a la envidia que tenía a su hermana….

5. No aparece Teddy Lupin ni siquiera al final, en el epílogo. No habría costado mucho y habría quedado de lujo.

En cuanto a los peros…

1. ¿Neville y Luna? ¿De verdad? Lo achacaremos al gusto por los happy endings en los que todo el mundo debe acabar emparejado. JK dejó bien claro que Neville se casaba con Hannah Abbot y Luna con Rolfe Scamander pero bueno, no es que hagan mala pareja tampoco. Pero la frasecita “Estoy loco por Luna” me mató bastante.

2. El beso de Ron y Hermione… ¿después de tanto tiempo esperando? No es que no me gustara es que me pareció… la palabra podría ser… ¿precipitado? No se… esperaba un momento más… en fin no se como expresarlo. Pero me dejó como ¿ya está?

3. Las muertes, al igual que los besos (incluyo el Harry-Ginny) muy light todo. Esto voy a achacarlo a que las películas buscan una audiencia infantil y no es cuestión de traumatizar a ningún niño. Pero como adulta, esperaba más realismo y más pasión ¡que se le va a hacer! son cosas de la edad.

4. Fred y George, Lupin y Tonks…. casi vistos y no vistos….

5. El maquillaje del salto temporal… no era demasiado realista. Ahora, eso si. La escena preciosa, que lagrimones…

Seguro que se me escapan cosas, pero eso es lo que me viene ahora mismo a la cabeza. Me quedo con una sensación agradable por la película y agridulce por saber que es la última. Pero me alegro de haber vivido esta aventura. Hogwarts siempre será nuestra casa.